Pruneda y Soterraña se suman al catálogo de pinturas paleolítcas

Pruneda y Soterraña se suman al catálogo de pinturas paleolítcas

Un equipo de arqueólogos y espeleólogos ha descubierto dos conjuntos de pinturas y grabados rupestres en dos cavidades del concejo de Onís, hasta ahora desconocidas para los estudiosos. Se trata de las cuevas de Pruneda y Soterraña, cercanas al núcleo de Avín.

En unas primeras prospecciones, estas manifestaciones artísticas se sitúan en el Paleolítico Superior, seguramente Magdaleniense. Las pinturas se componen de trazados rojizos, como es común en las cuevas de la zona: Llonín o El Pindal, por ejemplo. En común con la cueva de Llonín tienen además que, durante siglos, la oquedad se utilizó para hacer madurar quesos. No en vano, a la de Llonín se le conoce popularmente en las Peñamelleras como “Cueva’l Quesu”. También antiguamente se resguardaba el ganado a su amparo.

En Pruneda se han diferenciado tres paneles: una pintura de ciervo, dos pinturas de cabras y un conjunto de grabados. El equipo encargado del descubrimiento pertenece al Centro de la Fauna Glacial de Avín.

En cuanto a Soterraña, queda claro el uso de la misma pintura rojiza, pero de las manchas aún no se distinguen figuras. Los estudios proseguirán, así como los trabajos para recuperar su esplendor, ya que las pinturas están muy dañadas.

Anuncios