Primeras imágenes de las pinturas rupestres de El Sidrón

Primeras imágenes de las pinturas rupestres de El Sidrón

Entre los múltiples secretos que aún alberga el yacimiento piloñés de El Sidrón, ya no están sus pinturas parietales. Se conocía su existencia desde hace décadas, pero no habían sido grabadas ni difundidas al gran público. Hay que recordar que todo este tipo de restos son especialmente sensibles a la incidencia de flashes y otras clases de iluminación artificial.

Gracias a la grabación de un documental sobre arte rupestre en Asturias que está rodando la Televisión del Principado de Asturias (TPA) en alta definición (HD), los trazos rojos han podido disfrutarse. Son círculos cerrados o semiabiertos, algunos con pinturas en su interior. El Director General de Patrimonio y arqueólogo Adolfo Rodríguez Asensio, considera que esto traza una relación directa con las pinturas del gran santuario magdaleniense de Asturias: la cueva de Tito Bustillo.

Estas pinturas son comparables a las halladas en lo más recóndito de la cavidad riosellana, el Camarín de las Vulvas, y, al igual que este recoveco, las profundidades de El Sidrón pudieron acoger ritos relacionados con la fecundidad y maternidad.

Además, la similitud de las pinturas amplía temporalmente el poblamiento de El Sidrón. Los trazos no fueron hechos por los neandertales, cuya presencia en la oquedad está confirmada por restos, sino por el hombre actual, el Homo Sapiens Sapiens, el mismo que vivió en Tito Bustillo, La Peña de Candamo o El Pindal y que data del Paleolítico Superior.

El resto de las manifestaciones artísticas de las paredes de El Sidrón son grabados. Aún no se han identificado cuáles de ellos son efectivamente obra consciente del hombre y cuáles son simples marcas producidas por animales.

El Sidrón tiene aún mucho que decir sobre la Prehistoria de la Península Ibérica.