Imágenes inéditas de La Covaciella, Coímbre y El Bosque

Imágenes inéditas de La Covaciella, Coímbre y El Bosque

El oriental valle de Berodia, en la cuenca de los ríos Cares y Deva, alberga algunas de las joyas más desconocidas del arte parietal del Magdaleniense Superior asturiano. Si ya de por sí las pinturas y grabados del Paleolítico no son especialmente accesibles en el sentido físico ni, por la ignorancia no peyorativa sobre su existencia, tampoco en el sentido del conocimiento, las cuevas de este enclave de los Picos de Europa son con diferencia las menos exploradas por el ojo humano.

Influyen en esto varios aspectos, como la dificultad de acceso y, sobre todo, su no apertura a las visitas. Un equipo de televisión de la TPA (Televisión del Principado de Asturias) ha filmado por primera vez las impresionantes demostraciones artísticas que contienen La Covaciella, Coímbre y El Bosque.

Dignas todas de admiración, destaca sobre todo La Covaciella. Además de por grabados y otras pinturas, lo que ha convertido a este yacimiento en la niña bonita del Paleolítico Asturiano son sus tres bisontes de magistral trazado negro e impecable conservación. Esto se debe a que, en algún momento entre su trazado, hace unos 14.000 años, y la actualidad, un derrumbe selló la cavidad y ha permitido que los pigmentos gozaran de unas condiciones de temperatura y humedad que los ha mantenido incólumes. En 1994, la ampliación de las obras de la carretera que pasa por delante provocó una grieta, hoy entrada principal pero cerrada al público, y se accedió por primera vez a La Covaciella con la sorpresa del hallazgo de sus prehistóricas obras de arte.

La Covaciella, en el concejo de Cabrales, es una de las cinco cuevas asturianas incluidas por la UNESCO en la ampliación de la protección a Altamira y que conforman el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad al Arte Paleolítico Cantábrico. Los otros yacimientos son El Pindal (en Ribadedeva y abierto al público todo el año) y Tito Bustillo (Ribadesella) y La Peña de Candamo (ambas con diferentes regímenes de visitas entre Semana Santa y finales de verano); más Llonín, en Peñamellera Alta, conocida popularmente como “La Cueva’l Quesu” y que no está abierta al público.

Así ocurre con La Covaciella, Coímbre y El Bosque, cuyas maravillas sólo pueden disfrutarse a través de este reportaje de “Asturias Semanal” o, en el caso de La Covaciella, con la fidedigna reproducción de sus bisontes en el Parque de la Prehistoria de Teverga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s